Rezar por la vacuna

Lo cierto es que…

Rosario cumplió 73 años; la semana pasada acudió a aplicarse la vacuna anti Covid-19 en Mineral de la Reforma, Hidalgo. Estaba un poco nerviosa, sin saber qué esperar, en lo único que pensaba antes y ahora, es en no infectarse. Ella es hipertensa, su esposo también lo era. Por lo mismo, le teme a la enfermedad y que se agrave, que la internen, que su familia no encuentre el oxígeno requerido. Que se quede sola, sin ver a sus hijas e hijos. Que ni una llamada les pueda hacer. Por eso, Rosario esperaba la vacuna, rezaba porque se la aplicaran, así como miles y miles de mexicanas y mexicanos adultos mayores.

Con Rosario ya suman alrededor del 30 por ciento de las personas adultas mayores que han recibido el biológico en el estado de Hidalgo y, aunque se espera que el sector salud siga vacunando a la población vulnerable, es escalofriante el número de decesos que, hasta el martes 22, era de 5 mil 756.

Recuerdo que en una de las primeras declaraciones que daba el gobernador Omar Fayad, el año pasado, casi al inicio de la pandemia, decía que Hidalgo podía llegar hasta tres mil defunciones. Dijo: “esto se puede poner feo”. En ese entonces no se alcanzaba a comprender hasta dónde llegaba esta enfermedad desconocida.

Lo cierto es que…ya hay 23 mil 540 pacientes recuperados y 36 mil 100 casos acumulados por el virus del SARS CoV2 en Hidalgo, pero siempre, siempre, hay que recordar que no son sólo números, son vidas humanas. Así, en declaraciones del Secretario de Salud, Efraín Benítez, la mayor incidencia de contagios se encuentra en “empleados, comerciantes y amas de casa”, lo que significa que hay una cadena entre quienes compran y quienes venden.

Resulta curioso porque en la mayoría de plazas comerciales, supermercados, mercados y tiendas de conveniencia se siguen medidas sanitarias para evitar las infecciones y no dejan entrar a nadie sin cubrebocas, tomarse la temperatura, desinfectarse zapatos y manos. Parece que hay puntos débiles que nos dice que no se están cumpliendo las recomendaciones. Revisemos los pasos que hacemos al acudir a hacer las compras, porque a las y los consumidores los hacen practicar un protocolo riguroso y de no cumplirlo no pueden entrar al establecimiento. Entonces tal vez haya un descuido entre empleados y proveedores que permanecen en los sitios de trabajo por horas.

Y aun cuando ha bajado el número de casos, la pandemia sigue y ¡Por Dios, viene la Semana Santa! No debemos bajar la guardia. En las albercas y cualquier otro centro vacacional y de visita a cualquier sitio, es importante seguir las medidas para evitar la tercera ola de contagios de la que ya se habla.

Pero le decía lo de la vacunación, una campaña sin precedente en el mundo. Esta que ya es la segunda etapa en México, porque la primera fue para personal del sector salud, ya han llegado 123 mil 775 dosis de vacunas y se han aplicado 114 mil 504 en Hidalgo.

Como Rosario, ya deben estar tranquilos adultos mayores, pero no bajar la guardia.

Sígueme en Twitter@AidaSuarezCh

Aida Suárez

El periodismo es mi vida. Tengo cuatro libros sobre periodismo cultural que abordan el tema de migración. Me gusta la lectura, el cine y la música es mi pasión. Mi mascota es un colibrí que me saluda todas las mañanas desde la ventana.