Se votó en paz

Historias que contar

Un manto de violencia cubrió inicialmente las elecciones del 6 de junio. Entre viernes y sábado, hubo saldo mortal de siete víctimas y un funcionario priista plagiado. El domingo, fue diferente, el proceso se desarrolló sin mayores manifestaciones delictivas. Se pudo votar en paz.

De acuerdo con el Programa de Resultados Preliminares (PREP), Morena mantuvo hegemonías en varias entidades, incluyendo la nuestra, así como en el Congreso federal, sin alcanzar la mayoría calificada;  con sus aliados, de las 15 gubernaturas en disputa es factible que acredite 10.

Perdió terreno en alcaldías y Congreso de la CDMX.

En Hidalgo sumó 6 de las 7 diputaciones federales en disputa y podría consolidar  triunfos en 14 locales, además de estar a un paso de conseguir victorias en las alcaldías de Ixmiquilpan y Acaxochitlán.

Desde luego, faltan cifras definitivas que el Instituto Nacional Electoral (INE) dará a conocer.

7 muertos y ex gobernador preso

Entre quienes perdieron la vida el fin de semana se incluyó al candidato a alcalde, René Tovar, en Cazones, Veracruz, un funcionario del INE en Tlaxcala y cinco personas de Pueblo Nuevo en Chiapas, ultimadas tras ser emboscadas.

Información inesperada fue la detención, el sábado temprano, del ex gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval, y su hija Lidy Alejandra. Acusados de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Proceso en paz

Hidalgo no enfrentó incidentes mayores, salvo apertura retrasada en algunas casillas y el olvido de cubrebocas de algunos votantes, pocos, lo que se subsanó con probadas buenas intenciones de los funcionarios responsables.

Abreviado recorrido por seis centros de voto, incluyendo el insoslayable donde el reportero sufraga, prevalecieron entornos de tranquilidad. Desde el ingreso, con atentos  orientadores sobre los pasos seguir, hasta el final, con huella casi indeleble en el pulgar de la mano derecha.

Esta actitud correspondió a lo que había manifestado la presidenta del Instituto Estatal Electoral de Hidalgo (IEEH), Guillermina Vázquez, al decir que el organismo estaba preparado para la jornada dominical. Informó que podrían ejercer el voto 2 millones 240 325 mil ciudadanos.

El gobernador Omar Fayad, tras sufragar en El Tezontle instó a los partidos políticos a que acepten los resultados, una vez que sean avalados.

En lo general, en el país el promedio de participación  se determinó en un 52 por ciento, superando anteriores de jornadas similares.

AMLO, tranquilo al votar

En la Ciudad de México, poco después de las 9 horas, salió de Palacio Nacional el presidente Andrés Manuel López Obrador, acompañado de su esposa Beatriz Gutiérrez Müller. Se dirigieron a la casilla en donde depositaron su voto. Fue corta su presencia, no más de 7 u 8 minutos en desahogar los trámites y retornar. En él se atenuaron expresiones, salvo levantar la mano en respuesta a quienes le saludaron y expresar, en el tono de una conversación común, “Que viva la democracia”.

Había nada secreto interés de conocer la forma en que se conducirían Lorenzo Córdova, presidente del INE, y el mismo AMLO.

El primero, a las 23 horas, ocaso dominical, previo a información de datos preliminares que se iban a hacer públicos sobre la elección de diputados federales, enfatizó que la concurrencia en las urnas sobrepasó lo previsto. Un día después, ayer, López Obrador fue comedido en su análisis, para nada triunfalista  ni promotor intenso de su partido, Morena.

Como se esperaba, la gubernatura ganada con más holgura fue la de Querétaro con Mario Kuri muy arriba de las preferencias, y de las más cerradas Campeche, con Layda Sansores (Morena-PT), Christian Castro (PRI) y Eliseo Fernández (MC), disputando sufragio por sufragio.

Deja un comentario