Semana de la seguridad vial

Ciudad y movilidad

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) celebró la “Semana de la Seguridad Vial”, iniciativa que busca disminuir el número de accidentes viales en el mundo, proponiendo que en zonas urbanas se reduzca la velocidad hasta 30 km/h.

Expertos y autoridades de todo el mundo mostraron las ventajas de salud, que tienen aquellas ciudades y zonas que disminuyeron la velocidad a 30 km/h, mitigando accidentes viales, transformando calles accesibles y humanas, en donde las personas principalmente niñas, niños y adultos mayores representan el eje central de la movilidad, y el vehículo motorizado, figura como un medio de apoyo para trasladar de manera colectiva a individuos en distancias largas, más no como el principal medio de transporte.

Asimismo, autoridades expusieron la resistencia que existe entre ciertos sectores que se oponen a reducir la velocidad, incluso en países más desarrollados como es el caso de: Inglaterra o Bélgica, por citar alguno de ellos, donde un sector de la población mayoritariamente adultos mayores, consideran que disminuir la velocidad afecta al desarrollo de sus actividades cotidianas, ya que obliga a utilizar otros medios de transporte, negándose a desplazarse de otra forma por la ciudad.

En países de américa latina, la ONU invita a las autoridades en la materia, que actúen y asuman compromisos que favorezcan a la gestión de la velocidad, a redistribuir el espacio público de forma justa y equitativa, así como, ponderar proyectos de infraestructura segura, que permita modificar los patrones y conductas de desplazamiento de la población, mitigando el número de accidentes viales contra peatones, ciclistas y entre vehículos particulares, transitando hacia ciudades humanas y sostenibles.

De igual manera, esta iniciativa invita a reflexionar a la población, sobre nuestros hábitos y conductas de desplazamiento en la vía pública, en la que promueve el respeto y la inclusión de todos los sectores, donde la cultura de la movilidad nos convierte en actores socialmente responsables con nuestro entorno y el medio ambiente, en la que atiende necesidades prioritarias de salud y economía, que impacta en nuestra calidad de vida.

Sin duda, esta semana de la seguridad vial deja muchos aprendizajes, retos y oportunidades que las autoridades y los ciudadanos debemos asumir con responsabilidad y compromiso, para habitar en una ciudad incluyente y segura, pero también nos indica que debemos adaptarnos a una nueva normalidad, en la que el planeta está evolucionando hacia ciudades amigables para todos, donde las personas representan el eje de la movilidad.

Ricardo Bravo

Activista, promotor de la bicicleta, amante del deporte de aventura y la naturaleza. Creo en el desarrollo sostenible y el trabajo en equipo.