Zona Metropolitana

Sin avance, restauración del Reloj Monumental de Pachuca

Hace cuatro meses que el Reloj Monumental de Pachuca fue dañado tras una jornada de manifestaciones en pro de la lucha feminista y hasta el momento no existen trabajos para restaurar el monumento.

Aunque la administración provisional de la ex presidenta concejal Tania Eréndira Meza Escorza informó que ya estudiaba la reparación del monumento, ésta no se ha llevado a cabo hasta el momento.

En el periodo en el que estuvo al frente Meza Escorza el ayuntamiento de Pachuca estableció contacto con el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura para iniciar los trabajos de restauración, los cuales se realizarían a través del Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (cencropram) y la Dirección de Arquitectura y Conservación del Patrimonio Artístico Inmueble.


El 3 de octubre pasado, el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura autorizó el inicio de los trabajos de restauración, los cuales deben ser llevados a cabo por la alcaldía, pues el Reloj Monumental fue declarado monumento artístico por decreto emitido el 30 de noviembre de 2012 y en el artículo primero se responsabiliza a la presidencia municipal de su cuidado y conservación.

Remodelación en tiempos de Eleazar desprotegió el monumento


El monumento quedó muy desprotegido y expuesto, luego de que en la remodelación realizada en tiempos del alcalde Eleazar García fueron retiradas las jardineras que flanqueaban el Reloj, las cuales durante mucho tiempo ayudaron como contención para que el monumento no sufriera agresiones, como sucedía en la década de 1980, cuando la plaza era una gran plancha de cemento.

Opciones de restauración

Al investigar sobre casos similares al del Reloj de Pachuca, se encontró que el ayuntamiento de la ciudad de Morelia, Michoacán, contrató a una empresa para limpiar el grafiti que padecía su centro histórico, con una firma propiedad de Jesús Casillas, contratista que se encargó de la limpieza en la capital purépecha.

Casillas explicó en entrevista con el medio michoacano IM Noticias que siguió los lineamientos del entonces Instituto Nacional de Bellas Artes y del centro histórico de esa ciudad.

A través de un video informativo, narró que el proceso que utilizó para la limpieza de grafitis se denomina microfracturación, que consiste en limpiar la cantera con base en sólidos lanzados mediante presión de aire y una arena de 36 micras de tamaño, trabajo que se realizó de forma lenta, pues debe ser muy minucioso y muy técnico.

Hace cuatro años, el INAH y el ayuntamiento de Morelia se dieron a la tarea de solucionar el problema de los grafitis, sin embargo, en los dos últimos años, tanto 2019 como 2020, la capital de Morelia ha tenido que hacer frente al problema de nueva cuenta.

¿Se puede hacer lo mismo en Pachuca?


Consultado con un especialista, indicó que no se sabe si este proceso podría aplicarse a una cantera como la del Reloj de Pachuca, pues no todas reaccionan igual a un tratamiento como este, o incluso de limpieza laser, por lo que debe buscarse la opción más conveniente, ya que la piedra del reloj de Pachuca es muy delicada, y se requiere un material inerte o que no deje elementos impregnados porque pueden causar daños posteriores.

Una restauración implica que no queden impregnados otros elementos que sí se quedan en la cantera; pueden reaccionar con la humedad de la mañana, la lluvia o el frío y perjudicar el monumento. Así que se debe procurar dejarlo lo mejor posible al inmueble, porque se trata de un proceso delicado, que debe generar el mejor estado al inmueble.

El permiso ya está listo


Aunque el permiso para limpiar el reloj ya está tramitado, el municipio debe asignar presupuesto pronto, pues tiene vigencia de un año.

El especialista indicó que, aunque hay varias técnicas, se deben hacer varias pruebas a la cantera de la torre, lo que puede incluir pruebas con diluyentes o agentes que no generen residuos dañinos, viendo cuál funciona mejor, pues aunque se trata de pintura, no todas las lacas que usaron las manifestantes tienen la misma composición, y se deben hacer pruebas con cada color para que quede mejor el trabajo de restauración.

Indicó que a veces se usan extractos de cítricos para hacer la debida limpieza, sin generar ácidos, sin tapar el poro natural de la piedra y sin que se generen residuos como ácidos alcalinos que en algún momento al quedarse impregnados, puedan dañar la cantera.

Se pudo conocer que algunas personas ofrecieron limpiar el monumento, pero una desconocía los permisos del INAH y la otra ofrecía limpiar con talco, pero ese proceso dejaba sellados los poros de la cantera, lo cual no ayuda , pues es una piedra muy sensible la cantera o tolva con la cual está construido el Reloj de Pachuca.

Es necesario establecer protocolos en monumentos


Se ha planteado para el Reloj un protocolo para proteger monumentos cuando se presenten movimientos sociales, pues es muy simbólico, representativo y por eso es blanco de ataques por el reconocimiento social que tiene. Esto no es privativo del Reloj de Pachuca, pues le ocurre al Ángel de la Independencia en Ciudad de México y al Centro Histórico de Morelia.

Una opción es aplicar un engobe, que es una capa que se puede retirar si llega a ser grafiteado y después se vuelve a colocar otra para protegerlo. El engobe hay que aplicarlo muy bien, pero para que se vea bien se debe aplicar a la mayor parte del inmueble, sin embargo puede cambiar el tono original e incluso está a discusión a nivel internacional la conveniencia de su aplicación.

Otra opción es colocar alrededor del reloj vallas, rejas o cercas de madera, como sucede en este momento con el Ángel de la Independencia, y que esas expresiones de inconformidad puedan permanecer expuestas una temporada, para que la expresión pueda ser conocida y que el Reloj Monumental quede a salvo de las mismas.

El reparar el reloj podría ascender a los 80 o 100 mil pesos, según ha trascendido.

Edgar Chávez

Periodista nacido en Pachuca. Egresado UNAM FES Aragón

Publicaciones relacionadas