Sin recursos para movilidad… no hay desarrollo sostenible

Ciudad y Movilidad

Ricardo Bravo

Mucho se ha hablado sobre el Proyecto de Decreto del Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2021 que aprobó la Cámara de Diputados; el recorte presupuestal que sufrió el estado de Hidalgo asciende a 2 mil 300 mdp, así como la suspensión de fondos federales (Fondo Metropolitano, el Fondo para la Accesibilidad en el Transporte Público de las Personas con Discapacidad, entre otros), que permitían al estado y a los municipios participar y gestionar recursos federales para la consolidación de proyectos de planeación, infraestructura y desarrollo urbano.

Gracias a esos recursos, las ciudades mayormente pobladas tenían la oportunidad de mejorar su movilidad de forma segura, accesible y sostenible, que sin duda se reflejaba en la calidad de vida de las familias hidalguenses; sin embargo, ante la falta de recursos en estos rubros, el año 2021 se percibe con grandes retos en temas de movilidad y transporte, ya que estos recortes frenan el desarrollo sostenible en la infraestructura vial y proyectos de mejora en el transporte público.

Por lo que es importante, que el titular del ejecutivo del estado, el Congreso del Estado de Hidalgo y los presidentes municipales electos, replanteen el modelo de ciudad que quieren construir para los próximos años y asignen los recursos pertinentes en proyectos enfocados a la movilidad, para que las personas puedan optimizar sus alternativas de desplazamiento en la vía pública, permitiendo salvaguardar la integridad física, salud pública y desarrollo económico local, que ha sido afectado por la pandemia de Covid-19.

La movilidad es y seguirá siendo un tema de importancia en los próximos años, que, si no es atendida con responsabilidad y voluntad política, las consecuencias podrían ser irreversibles para las futuras generaciones, ya que esta pandemia nos ha dejado ver que la falta de infraestructura sostenible que hay en los municipios de Hidalgo nos imposibilita desplazarnos de forma alterna en la ciudad, afectando la accesibilidad, seguridad vial, salud  y libre desplazamiento de aquellas personas que por necesidad o gusto requieren utilizar otros medios de transporte en la ciudad.