Tatuajes tienen mayor auge en la sociedad

Más de 20 años como tatuador

El dibujo grabado en la piel ha sido una actividad milenaria, que en la actualidad prevalece con mayor auge y aceptación en la sociedad.

Luis Alberto Reynaldo Pio, tatuador, por más de dos décadas ha plasmado en la piel de sus clientes arte, deseos y la pasión por su trabajo.

Es originario de Guadalajara, pero creció en California, en donde aprendió y trabajó por 16 años como tatuador; por 8 años ejerció en las Vegas, y actualmente lleva 8 años en Pachuca.

“Cuando llegamos a México creímos que no habría tanta demanda, sin embargo, las personas están familiarizadas con los tatuajes,  puedo decir con agradable sorpresa que aquí los clientes me han exigido más”, comentó Reynaldo Pio.

Su estilo y técnica es grises, black and grey o chicano, como también es conocido; especializado en mangas, foto-realismo y retrato.

El promedio en tiempo para el tatuaje de mangas a una sola tinta, su especialidad, va de 7 a 8 horas, con un costo promedio de cuatro mil pesos./Foto: Cortesía

Puntualizó que la tendencia  actual son los tatuajes de animales con pelaje como osos, leones, lobos, tigres, y frases en inglés.

El rango de edad de los clientes más recurrentes es de 25 a 30 años, sin embargo, indicó que cada vez son más las personas de 60 y 70 años que se tatúan para cumplir un deseo que en su juventud, por rechazo, tabú o vergüenza, no hicieron.

“Las personas que se tatúan ya no estigmatizadas como años atrás, además puedo decir que 80 por ciento de mis clientes son profesionistas, médicos, psicólogos, arquitectos e ingenieros”

Comentó.

Los periodos vacacionales, son ocasiones en las que incrementa su trabajo, recibiendo, incluso, personas del extranjero y la frontera en su estudio, sin embargo, a partir del confinamiento por pandemia persistió la cancelación y aplazamiento de citas.

Aunado a ello las convenciones en las que anualmente invitan a tatuadores de reconocimiento mundial fueron canceladas, y con la mejor actitud, espera las condiciones mejoren para todos los sectores.

Finalmente, sentenció que en la vida como en los tatuajes “se trata de poder expresarnos con libertad, sin pensar en el qué dirá”.