Homenaje en Toltéquinox a tlachiqueros de Tula de Allende

Oficio con valor patrimonial

Durante la novena edición del Festival Toltéquinox se realizó un homenaje a tlachiqueros de Tula de Allende con la narración histórica de este oficio que prevalece en la actualidad.

Balvina García, Reina López, Epifanio Viveros y Edmundo González son algunos de los tlachiqueros de Tula, quienes trabajan en la conservación de una bebida estandarte en el país.

Como tlachiqueros son encargados de la siembra y cuidado del maguey, responsables de extraer el aguamiel del corazón de la planta cuando está maduro, rasparlo, depositarlo y trasladarlo para su consumo.

Puedes leer: Arrancó la Novena Edición del Festival Cultural Toltéquinox

Hidalgo es uno de los estados que más plantas de cactáceas posee en su territorio, y el pulque es un producto emblemático en la industria turística de Tula.

Los tlachiqueros representan un valor patrimonial debido a la valiosa conservación de una bebida que ha sobrevivido a través del tiempo.

Desde la época prehispánica esta actividad era considerada sagrada y el pulque solo algunos podían consumirlo, aquellos que lo bebían sin autorización de la realeza o sacerdotes eran sentenciados a muerte.

Te sugerimos: Artesanas de Tenango de Doria crean Cooperativa Hyadi Njü

Con los procesos de urbanización, se han desplazado tierras en donde anteriormente existían magueyeras, por lo que el consumo del pulque ha disminuido de manera drástica.

El pulque se volvió popular en la época colonial y en nuestros días se sigue considerando una bebida sagrada.

Actualmente solo algunas regiones del Valle de Tula conservan la técnica de sembrar y cuidar los magueyes así como la extracción del aguamiel por medio del tlachiquero.