Todo lo que corre o vuela…

Lo cierto es que…

Platiqué con ellas, son tres cocineras tradicionales. Sus nombres: Claudia Hernández, Porfiria Rodríguez y Martha Gómez, de la comunidad de Hermosillo Monte Noble en el municipio de Santiago de Anaya, Hidalgo.

Fue una plática virtual, y ellas, desde sus domicilios, se conectaron y lucían blusas bordadas que elaboran también mujeres de la comunidad. Muy orgullosas de que su platillo, que fueron ideando por meses, pero elaborado desde hace por lo menos dos generaciones, sea el ganador del concurso gastronómico nacional ¿A qué sabe la patria? En el que participaron unas 700 recetas.

Ellas forman parte del colectivo Otomí Cocina Tradicional y participaron en el certamen convocado conjuntamente por la Secretarías de Economía y la de Cultura a través de la Dirección General de Culturas Populares.

Presentaron el platillo Xincoyote relleno de escamoles, flor de palma y envuelto en hoja de maíz. Es un animalito tipo lagartija que encuentran en el monte y que preparan con los ingredientes también de su lugar de origen.

Dicen muy entusiastas: “todo lo que corre y vuela, a la cazuela”, y pues sí, el Xincoyote es una muestra, pues se da en la región, no está en peligro de extinción, pero lo cuidan y hasta las cocineras hacen recorridos para mostrar dónde y cómo se encuentra.

¿A qué sabe el Xincoyote? Les pregunto, y ellas dicen: “a pescado”. Por lo tanto, su cocimiento lleva poco tiempo y si va relleno de escamoles, significa que todavía más es un platillo muy preciado porque esta hueva de hormiga gusta mucho y si se vende, se vende caro. Por lo tanto, sí se cumple aquello de que “todo lo que corre y vuela, a la cazuela”.

Claudia Hernández, Porfiria Rodríguez y Martha Gómez son cocineras tradicionales con varios años de experiencia y, aunque no explican las tres con todo detalle, dos de ellas, hablan de cómo en su comunidad preparan comida incluso para ofrecer a los visitantes en recorridos especiales.

También han participado en la Muestra Gastronómica de Santiago de Anaya, de Hidalgo, que por treinta años ha reunido a las y los cocineros del Valle del Mezquital principalmente, para elaborar recetas con ingredientes de la región, y han ganado en esa justa culinaria que ha atraído a miles de comensales del estado y del resto del país.

Y resulta que ya recibieron su premio la semana pasada en el Complejo Cultural Los Pinos, adonde se presentaron con quienes obtuvieron otros reconocimientos de los estados de Puebla, Tlaxcala, Michoacán y Oaxaca.

Hace unos días, el gobernador Omar Fayad las visitó y las nombró Embajadoras de la cocina hidalguense 2021. Además, destacó que, con el premio obtenido por las cocineras tradicionales, el estado de Hidalgo “se consolida como uno de los destinos turísticos con las ofertas gastronómicas y culturas más ricas del país”.

Lo cierto es que… aunque creo que nunca probaré el Xincoyote, siempre estaré agradecida por los aromas y sabores de los fogones de estas cocineras que echan a volar su imaginación para darle de comer a su familia y promover la gastronomía hidalguense.

Sígueme en Twitter@AidaSuarezCh

Aida Suárez

El periodismo es mi vida. Tengo cuatro libros sobre periodismo cultural que abordan el tema de migración. Me gusta la lectura, el cine y la música es mi pasión. Mi mascota es un colibrí que me saluda todas las mañanas desde la ventana.

Deja un comentario