Vacunación II

No hay cosas gratis

En la entrega pasada dábamos algunos números sobre la vacunación en México y los comparábamos con la vacunación de algunos países latinoamericanos, la realidad es que México es uno de los países que peor vacuna en la región, no sólo es que falten vacunas, si bien el gobierno de México no ha logrado conseguir vacunas suficientes, al 22 de abril, la diferencia entre las vacunas aplicadas y las vacunas que había recibido era de 5.8 millones.

No hace mucho durante las temporadas de vacunación las instituciones de salud del gobierno mexicano eran capaces de aplicar alrededor de 340 mil dosis de vacunas por día, uno esperaría que durante una emergencia donde lo que se busca es vacunar lo más rápido al mayor número de personas posible esa cifra fuese mucho mayor, pero no es así, apenas la semana pasada el promedio de los últimos 7 días fue de 309 mil dosis diarias y en la semana en que más vacunas han logrado aplicar, lograron poner 406 mil 500 dosis diarias.

La estrategia de vacunación inicia desde el momento de conseguir vacunas, esto es un problema cuando la oferta es poca, es decir, se sabía desde antes que la producción de vacunas iba a ser insuficiente para cubrir la demanda y por lo mismo había que hacer algo al respecto. Algunos gobiernos, como el chino, el estadounidense o el británico, tomaron la decisión de financiar vacunas, esto les aseguraba una buena cantidad de ellas, otros gobiernos como el chileno, por ejemplo, iniciaron negociaciones con tiempo y pagaron vacunas con muchos meses de anticipación sin regatear su precio.

Todo esto tuvo costos fuertes para las finanzas de los países pero este no era el momento de conseguir las vacunas al mejor costo sino a cualquier costo. Lo importante aquí era entender que en el mediano plazo los beneficios iban a ser mayores a los costos, gracias a las vacunas menos personas iban a enfermar, menos personas iban a morir, la economía iba a recuperarse más rápido y en consecuencia menos gente iba a sufrir el embate de una crisis económica prolongada. Nosotros no hicimos bien nada de eso.

Pero no bastaba con tener las vacunas, había que aplicarlas a gran velocidad, de ahí que varios países compraran vacunas que superaban en cuatro o más veces el tamaño de su población, la idea no era acaparar, la idea era tener millones de vacunas disponibles para poderlas llevar a la mayor cantidad de puntos posibles para que la gente pudiera acudir a vacunarse, la idea era llevar la vacuna a la gente y no al revés. Esto resulta ser una tarea titánica en la que a algunos les está alcanzando con su red de atención primaria pública pero en la que otros han tenido que crear unión con el sector privado para lograr el objetivo. Nosotros no tenemos ni lo uno ni lo otro. Alrededor de las distintas estrategias de vacunación hay variantes pero también ideas comunes como la de cooperar y no de monopolizar.

Mucho hay que aprender de las distintas estrategias de vacunación que han sido exitosas, además hay que hacerlo pronto, conforme la pirámide poblacional se ensanche vamos a necesitar de mayor capacidad de vacunación y se ve difícil que con lo que tenemos hasta ahora alcance.

El IGAE

Se dio a conocer el Indicador Global de Actividad Económica de febrero 2021 y la cosa no pinta bien. Tres caídas mensuales consecutivas y 20 meses consecutivos cayendo en su comparación anual. El nivel del indicador es similar al que era en 2015, el sector terciario, que es donde se concentra la mayor actividad económica de México es 5.8% menor a febrero 2020. Durante los 27 meses del gobierno de AMLO el promedio del indicador es -4%. Ya no digamos que se ve crecimiento, prácticamente no se ve ni recuperación económica.

César O. González

Apasionado de la economía y la toma de decisiones. Siempre a favor de la libertad y la responsabilidad individual. Aquí se cree en la evidencia, no importa que tan difícil de creer sea algo, lo creeré si hay evidencia que lo soporte