Viejas Casonas

darDOS con garlito...

Garlito

Los barrios y colonias, son reconocidas por sus nombres verdaderos o creados por la conseja popular, cada sector tiene calles con apelativos de personajes, desconocidos su mayoría, pero algo habrían hecho para tenerla en su honor; cada barrio y colonia tiene nombres de personajes afines a su época, por los nombres de las calles, podremos conocer un poco de Historia; pese a la desaforada actividad actual de transformar, modernizar o derruir construcciones, aún se pueden encontrar viejas casonas de antiguos esplendores en Pachuca.

Foto: Carlos Sevilla

Intriga

Una de las calles más tradicionales, arraigadas en la geografía citadina, importante desde siempre conecta casi el centro de la ciudad, de la avenida Mariano Abasolo a las colonias Maestranza, Morelos y otras, vía de tránsito que con las actuales vialidades, es muy importante para la circulación vehicular, la avenida en sí cambia de nombre conforme avanza hacia el poniente, Julián Carrillo Puerto en la Morelos y otro ya en colonia Rojo Gómez; Ignacio Trigueros es el nombre de esta porción de avenida que se integra a la circulación de Mariano Abasolo, entre las paralelas, Gómez Pérez y Fernando Soto, cuadras antes del ex convento Sanjuanino, rectoría de la autónoma.   

Foto: Carlos Sevilla

La nomenclatura de nuestras calles es una lección de Historia nacional, en este sector pachuqueño son personalidades del siglo XVIII, cuando se conformaba nuestro país después de la Independencia, festejada recién; esta calle tradicional de Pachuca lleva por nombre Ignacio Trigueros, absoluto desconocido; ministro de Hacienda del periodo de Santa Anna por 1842, aristócrata comerciante muy rico, para salvar al apátrida inventa grandes medidas hacendarias e impuestos a artículos cotidianos y necesarios que llegarán a puertas, ventanas, naipes, tabaco; sin embrago converso con Juárez, funda la primera escuela de sordomudos en 1866, traduce el sistema Braille del francés al español y constituye la primera escuela para ciegos en México; no hay otra razón por la que tenga su nombre.

Te recomendamos: Rehiletes, matracas y banderas

Fachadas

Las casas habitación son algo más que inmuebles, son historias humanas dentro de paredes y cuartos, baños, cocinas, patios, corredores, azoteas, techos, están nutridas de vida humana, nunca estarán solas de soledad humana, dijera César Vallejo, aunque estén abandonadas viven la vida de quien las habitó; conservan esa arquitectura urbana de 150 años o más de edificadas, calle Trigueros tiene en sus viejas casonas y fachadas una imagen que desaparece del paisaje de la ciudad, en estas casas habitaron familias y personajes distinguidos de la antigua sociedad pachuqueña, propiedades sobrias de construcción fuerte y diseño arquitectónico, que debería ser protegido y conservado, aun siendo propiedades particulares, es patrimonio pachuqueño.

Foto: Carlos Sevilla

Puedes leer: Héroes relegados

La conservación de una edificación de grandes dimensiones, con fachadas, puertas, ventanas, herrería, ahora testimonio de tiempos pasados, es exorbitante económicamente, algunos vecinos tratan de conservar o arreglar los deterioros por el paso del tiempo, el edificio hoy de la CFE, deja ver su impresionante construcción y así muchos más del sector, de familias pudientes, al paso del tiempo se hicieron vecindades o viviendas, los más sus propietarios tratan de conservar las casas de sus abuelos de hace más de siglo y medio, comenta doña María Eugenia Hernández Elías, vecina del sector con un pachuqueño corazón muy grande, testimonio urbano arquitectónico de la muy noble Pachuca.

Mostrar más

Rolando García

Pachuqueño, periodista guionista, registrando la historia cotidiana de todos los días
Mira también
Cerrar