Derrame de Pemex contamina al río Tula

La Secretaria de Seguridad Pública de Tula de Allende informó que esta mañana se recibieron múltiples reportes ciudadanos que informan sobre un fuerte y extraño aroma proveniente del río Tula.

Personal de la policía local al acudió a verificar el reporte, confirmando que en la corriente del río Tula se apreciaba gran cantidad de líquido aceitoso.

Ante esta situación el jefe policiaco implementó un dispositivo de seguridad y solicitó el apoyo de personal del Heroico Cuerpo de Bomberos y Protección Civil.

Más tarde la Presidencia Municipal informó a la población que personal de Protección Civil, Seguridad Pública y del área de Ecología de Tula de Allende atienden un derrame originado en el emisor central de la Unidad Habitacional de Pemex registrado este día sobre el cauce del río Tula.

Puedes leer: Multan a empresa que derribó 25 árboles de pirul en Pachuca

En cuanto tuvo conocimiento del hecho se solicitó el apoyo de expertos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Estado (Semarnath), así como de Protección Civil estatal.

Se trata de un líquido aceitoso, que aunque de momento se ha determinado que no representa ningún riesgo de explosividad o a la integridad de las y los tulenses, se realiza un monitoreo permanente y se comienza a evaluar el daño que pudo haber provocado a la ecología.

El área de Ecología del ayuntamiento de Tula de Allende realiza las verificaciones pertinentes para determinar el daño causado por el derrame, que esta tarde se extendía por más de un kilómetro y, en su momento, emprender acciones que compensen el daño.

Puedes leer: Buscan resolver azolvamiento en canal de fraccionamientos en Zempoala

Cabe señalar que el río Tula recibe las aguas de los ríos del Valle de México que originalmente alimentaban a los lagos de Texcoco, Chalco, Xochimilco, Zumpango y Xaltocan.

Forma parte de la Región Hidrológica del Pánuco, y desemboca en el Río Moctezuma. De acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Agua genera 409,42 millones de metros cúbicos anuales de aguas residuales.

Por Ricardo Huasteco