Piden diputados dar certeza jurídica a Parque Ecológico en Tula

El lugar fue considerado como radioactivo

Diputados del Congreso del estado aprobaron un exhorto para solicitar a la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano, la Secretaría de Obras Públicas y Ordenamiento Territorial y el ayuntamiento de Tula a que otorguen la denominación de Parque Ecológico de San Lorenzo al predio ubicado frente a los límites de la colonia San José con entronque al boulevard de los volcanes.

Lo que anteriormente se consideraba una zona de alta radiación en Tula, hoy se pretende que logre su denominación de parque ecológico.

Te recomendamos: Recuperan tractocamiones y motocicletas robadas en región de Tula

La historia de este terreno tiene su origen en 1977 cuando un hospital privado de Chihuahua compró una máquina de radioterapia equipada con una bomba de Cobalto 60, misma que por falta de personal especializado no se usó.

La cual estuvo guardada varios años hasta que decidieron deshacerse de ella vendiéndola como fierro viejo.

El material se utilizó en una fundidora para la fabricación de varillas a bajo costo las cuales se adquirieron en más de 15 estados del país, entre ellos Hidalgo, y se destinaron a la fabricación de viviendas  

Al descubrirse tiempo después que estaban altamente contaminadas y debido al riesgo de radiación los habitantes de esas casas, principalmente de bajos recursos, se obligó a destruirlas pues habían detectado incremento en casos de cáncer y otras graves enfermedades.

Puedes leer: Un sujeto enfrentará en prisión proceso penal por feminicidio en Tula

En Tula, muchas de esas varillas contaminadas fueron sepultadas irresponsablemente en la parte cerril de los terrenos de los ejidos de San Lorenzo y de Tula, junto a la colonia San José, cementerio radioactivo que puso en riesgo a miles de habitantes de las comunidades del municipio.

Ante las quejas y movilizaciones de la gente en 1987 fueron desenterradas y llevadas fuera a confinarlas a otros lugares y se decidió crear un espacio de recuperación ambiental conformado por ocho hectáreas de terreno.

Desde entonces ha sido utilizado como un espacio de resarcimiento ambiental y donde se generan actividades deportivas, sin embargo, no ha podido lograr su certeza jurídica.

Socorro Ávila

Reportera por amor, disfruto de aprender cosas nuevas diariamente, amante de los animales, la naturaleza, la escritura y la lectura.